(11-M) Ahora si, ahora estoy de luto …

Pero no precisamente por los muertos en si mismos, sino por el país que se nos muere día a día. Ese país que ha demostrado una falta de madurez democrática atroz en las últimas horas, justo las previas a unas elecciones generales. Casi nada.

Que conste que no pienso mandar esto hasta pasadas las elecciones, pero visto lo visto a día de hoy Viernes, hora tardía de la noche (11 PM), no quiero dejar en el tintero de la memoria las tristes sensaciones que las últimas horas me han dejado en las entrañas.

La mejor manera que encuentro de resumir lo que siento es la siguiente: me repatea pensar, sentir, que media España se acostó hoy -como se acuesta ahora la comunidad de “Españoles” en Silicon Valley y América- “rezando” (si, también entre comillas) para que se compruebe que ha sido ETA la culpable mientras la otra mitad lo hace con la “ilusión” (más comillas) de que sea Al-Qaeda la que nos haya atacado.

Vivimos en una sociedad tan polarizada por lo que considera ser uno “de derechas”, “rojo”, “facha”, “sociata”, “nacionalista” o “separatista”, por nombrar alguna de nuestras propias etiquetas, que al terrorista (este sin comillas) le hacemos la vida tan fácil que no tiene ni mérito causar el pánico entre nuestras familias porque nos encargamos nosotros mismos de crear un aire irrespirable ya sin asesinatos de por medio.

Estoy harto de que gente que me importa y a la que quiero con toda mi alma se cierren en banda a lo que digan las huestes de Polanco o las huestes de Ansón, por nombrar dos de los bandos.

Estoy harto de que en menos de 24 horas ya haya poderes buscando 5 patas al gato (el grupo Prisa y sus islámicos inmolados en un vagón del Cercanías) y otros defendiendo lo indefendible (un eslogan para la concentración en apoyo a las víctimas que me menta a la Constitución, como si los 199 a estas horas fueran mártires por ella.)

Estoy harto de que no solo parezca sino sea ya casi inamovible que han muerto 199 personas por ahora sin que nos sirva esto para aprender nada. Ni si quiera aprender que la vida es demasiado preciosa como para pasarla en otra cosa que no sea compartirla en armonía.

Y estoy harto sobre todo de que en mi propio radio de acción, en esta comunidad alejada llena de jóvenes brillantes y privilegiados que podrán incluso en el futuro tener que ser los llamados a resolver los destinos de este país, pues en esta comunidad nos hayamos enfrentado para hazmerreír del resto de los simpatizantes amigos/as de las maneras más ridículas que se pueda imaginar uno en estos días de la información instantánea.

Hemos salido retratados. Las palabras vertidas quedarán para que las lea luego el que tenga valor y se avergüence de lo sucedido.

Pero, eso si, sobre todo estoy harto de que no nos demos cuenta de que tenemos lo que nos merecemos. Y no lo digo por los atentados y los muertos, eso no se lo merece nadie. Pero que tenemos los políticos que nos merecemos lo tengo más claro que un vaso de agua de Solares (Cantabria) o de Solán de Cabras (Cuenca)

Estos políticos a los que ahora todos nos apresuramos a crucificar o ensalzar -según corresponda en nuestro caso- salen de nuestras propias familias, de nuestros propios colegios, de nuestras propias amistades, de nuestros propios barrios. Salen de nuestros mismos sistemas educativos, de nuestros mismos bares, de nuestras mismas calles. Salen de nuestras mismas publicaciones, de nuestros mismos sitios web, de nuestras mismas listas de correo electrónico …

En las mismas listas de correo electrónico en las que participo con asiduidad y en las que me lo han demostrado hace pocas horas. Me han demostrados que somos unos interesados en hacer valer nuestra opinión por encima de los demás sin a penas si quiera pararnos a saber el nombre de nuestro interlocutor.

Hola, me llamo Juanjo.

Y a mi también probablemente se me vea el plumero en seguida. Si como lector de una de estas listas a las que me refiero te encontrases con mis mensajes me sabrías etiquetar en cinco minutos. Pero si además te encontrases con tráfico semejante al que se ha visto en estos últimos días, seguro que te daría vergüenza ajena como a mi.

Y es por eso que a mi me da vergüenza propia en estos momentos ser Español. Me da vergüenza propia en estos momentos formar parte de un colectivo en el que la envidia y el “yo soy mejor que el de al lado” nublan no solo los pensamientos sino muchas veces las buenas intenciones de un pueblo que medido bajo cualquier otro rasero es de los más aventajados en el mundo sin saber por ello dar muestras de agradecimiento.

Está claro que el concepto de nación/estado está sufriendo de lo lindo en estos años. Está claro que el concepto de “cultura” como criterio unificador de gentes y lugares da pasos de cambio agigantados desde la creación de la prensa de Guttenberg hasta la reciente comercialización de la WWW de Berners-Lee. Está claro que el aborregamiento generalizado de los medios masivos de comunicación nos tiene pre-programados a pensar lo que a nuestro entorno socio-cultural se le predispuso.

Siguiendo la misma regla expuesta me apunto al hacer valer mi punto de vista sobre el de los demás, y quiero que se sepa que que nos hace falta crecer como personas antes de pedírselo a los que nos gobiernan.

Soy el primero que quiere crecer hasta el punto en el que no me creo a pies juntillas lo que el micro-chip implantado por mi estrato socio-cultural me hace creer a diario. Quiero pensar en las cosas según se me plantean, intentando no defender aquello que por ser consistente con lo que he pensado en el pasado se me hace más fácil de digerir por venir pre-masticado por aquellos que han intentado que me lo trague.

Quiero entender a la gente que expone ideas que me asustan, sin mostrarme débil ante sus cargas dialécticas pero sin eximir un abuso de fuerza retórica que acabe por asfixiar el poco aire que nuestro diálogo tiene para sustentar la creación de nuevos entendimientos más duraderos.

Quiero crecer para dejarme de fijar en los otros países que están “peor que nosotros” o que parece “nos quieren dar lecciones”, porque a fin de cuentas somo dueños de nuestro propio destino, no de otros.

Quiero dejar de sentirme parte de un colectivo en continuo combate dialéctico inútil. Sin plan de futuro y falto de aprender de su pasado.

Incluso el más inmediato.

3 thoughts on “(11-M) Ahora si, ahora estoy de luto …

  1. Llevo días pensando en escribirte algo. Curioso, pero quizá el hecho de que estés tan lejos me provoca una pequeña sensación de desintoxicación. O quizá sea más bien la necesidad de lanzar al viento algunas palabras que , quien sabe, uno necesita expresar a veces para desahogarse o para sentirse mejor. Soy de los que no me gusta hablar de política, cosa que no significa que no tenga opiniones. Soy de los que evito contestar aunque una persona cercana, familiar o amigo/a emita comentarios poco objetivos que a veces me hagan daño en los tímpanos. Soy de los que piensa que las personas, el ser humano está por encima de muchas cosas y por supuesto de la política.
    Para empezar siento contradecirte en algo importante. No todos nos acostamos queriendo pensar que eran unos u otros los culpables. Está claro que tienes una necesidad imperiosa de saber quién ha sido, quién ha podido cometer semejante barbaridad (como otras que ocurren en el mundo).
    Pero te puedo asegurar que yo me acosté el jueves tocado por la situación. Quizá por el hecho de que ese mismo día estaba a las 8 en Madrid, a medio camino entre Atocha y Alcala de Henares. Quizá por el hecho de que fueron innumerables las veces que cogía esa linea de cercanías para ir a la universidad en mi época de estudiante, como algunos que alli quedaron. Quizá por el hecho de llegar al centro de trabajo en Madrid y saber que tu empresa estaba rastreando el móvil ( ironías de la vida) de una compañera que no había sido localizada. Estaba en Atocha, descanse en paz. Quizá porque un compañero que se sienta a 20 metros de tu puesto a perdido a su hermana y ha mandado un mail a todos los compañeros expresando cómo se siente y contando la tragedia de estos días. Y cito palabras textuales “…lo duro no fue ir al pabellón a reconocer el cadáver de tu propia hermana. Lo más duro fue tener que decírselo a mis padres.” Le pilló una segunda explosión cuando se lanzó a ayudar a los primeros heridos. Quizá porque algún que otro compañero que ha sobrevivido…en fin, no podrá volver a “vivir” por las secuelas. Quizá por el hecho de que esa mañana estaba en Madrid porque tenía una reunión con el director general de Toshiba y un tal Miguel González del Campo, Michel – que allí se encontraba, curiosidades de la vida- es la persona que me fue comentando durante un par de horas el número de muertos que había Quizá por que lo has vivido relativamente cerca. Quizá por todo esto y por más cosas esa noche mis sensaciones eran otras. Y lo siguen siendo todavía, cuando te sigues encontrando a diario en la TV casos particulares, que no hacen otra cosa más que estremecerte, ponerte la piel de gallina y provocar la lágrima fácil. Solo pienso que cada uno de los que perecieron tenían un sueño, como el que yo tengo. Y no podrán llevarlo a cabo.

    Solo hay una cosa en este mundo que tengo clara. La vida es … para disfrutar, para ser feliz e intentar que los que te rodean lo sean también, dando un poco de ti a los demás. Ese es mi sueño. Lo que más me alegra en este mundo: lógicamente no es que gane el Madrid todos los títulos, ni ser millonario (ojo, el dinero me gusta como a todo el mundo). Es oír a alguien que me diga “… joder, da gusto verte. Siempre estás alegre, con una sonrisa en la boca”. Intento regalar sonrisas y alegrías. (bueno, paro aquí porque ya estoy delirando)
    A partir de aquí, el circo que nos rodea y que muy bien has definido. El poder mediático, la necesidad de demostrar que el otro es peor..La avalancha de correos de una bando y de otro (hasta usar la palabra “bando “ me da miedo). Lo aborrezco, pero no ahora sino desde hace mucho tiempo.

    Es curioso, pero estos días he intentado escuchar las noticias de ambos “bandos”. Escuchando la Ser, la COPE, viendo las noticias de todas las televisiones, prensa nacional, internacional… Da igual, aquí nadie “se apea de la burra”, como decimos vulgarmente. Qué triste.

    Desde aquí, Juanjo, te mando una sonrisa a ti y a todos los que lean estas líneas.

  2. Gracias por llamar. Se nota que pese a ese ansia de desconectar, hay algo que todavia te ata.

  3. Estaba curioseando con el google y he llegado hasta aquí… Me has hecho recordar muchas cosas… Parece mentira que más de un año después sigamos prácticamente igual… y parece aún más mentira que a algunos les traiga sin cuidado… la vida sigue igual (como dijo el cantante)

Leave a Reply

Your email address will not be published.